Buscar
  • Diego Lozano, consejero delegado de la EMVS

Código ético y canal de denuncias: nuestros compromisos más firmes

El 9 de diciembre de 2020, el Consejo de Administración de la EMVS acordó por unanimidad la aprobación del código de conducta de nuestra empresa y del reglamento del canal de consultas y denuncias.


El código de conducta, o código ético, que es aplicable a todos los niveles de la empresa, constituye un compromiso firme con los principios de ética y de integridad empresarial que debemos tener todos los que formamos parte de la EMVS, así como una declaración pública de la voluntad que tenemos de realizar nuestra actuación profesional conforme a unas normas de conducta conocidas por todos.


Precisamente esa es una de las claves para que este documento forme parte de nuestro quehacer diario; y es que es fundamental que sea conocido por todos. Por ello, no solo es importante saber que existe, sino leerlo y asumirlo, ya que en él se recogen los principios de nuestro comportamiento.


Para que toda la empresa lo conozca es necesario que sea difundido eficientemente, por lo que siempre hay que insistir en que se comunique públicamente cuantas más veces mejor a través de la página web, de la intranet y de las comunicaciones internas. Pero también que se divulgue mediante un adecuado plan de formación, concienciación y sensibilización que asegure que todos conocemos las normas y principios en él recogidos. Esto es algo esencial.


Diego Lozano, consejero delegado de la EMVS



También es muy importante conocer el canal de consultas y de denuncias de incumplimientos, puesto que es el instrumento que nos permitirá, de forma transparente y confidencial, hacer consultas en relación con la aplicación del Código de Conducta o, en su caso, exponer los posibles incumplimientos que pudieran detectarse. El canal de consultas y de denuncias es una herramienta que, utilizada con buena fe, nos permite mejorar con un procedimiento de investigación interna respetuoso con los derechos, las garantías y la protección de las personas que lo utilizan.


Por último, es fundamental que conozcamos que existe un órgano de carácter interno, independiente y permanente que se encarga de velar por una adecuada interpretación tanto del código como del uso del canal. Un órgano cuya importancia va siendo cada vez mayor en todas las empresas; y, por supuesto, también en la nuestra.


Estas cuestiones, que se conocen como cumplimiento normativo o 'compliance', no son una simple moda, sino que son necesarias para implementar mejoras continuas en la vida empresarial en general, y en nuestra empresa en particular. Por eso no hay que pensar en ellas como una obligación impuesta, sino como una oportunidad para ser cada vez mejores.


Somos una empresa pública que está al servicio de Madrid. Para nuestra empresa no hay mayor riesgo que el que los madrileños pierdan la confianza en nosotros. Por eso, para la EMVS es fundamental promover una actividad responsable y transparente que actúe con un firme compromiso de integridad profesional, teniendo presente su objetivo, que no es otro que mejorar nuestra ciudad y la vida de nuestros conciudadanos.


Por todo ello, para nosotros el cumplimiento normativo no se trata de una obligación legal, sino de un imperativo ético.

67 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo